reformas-del-gobierno-2560546w640

El gobierno no permitió el acceso de Felipe Solá al Centro Cultural Kirchner (CCK), uno de los enviados por Sergio Massa en representación de su espacio político.

El líder del Frente Renovador tenía programada hoy una intervención quirúrgica en uno de sus ojos. Una cirugía sin gravedad que tenía agendada desde hace meses.

Por eso, envió delegados. El sábado, desde el interbloque UNA comunicaron que Solá y Marco Lavagna serían los encargados de representar a ese espacio. Además de Massa, estaba invitada por ese espacio la diputada Graciela Camaño. Sin embargo, había tenido que viajar el sur con su hija.

La explicación que recibió el ex gobernador es que las invitaciones eran intransferibles. Esa excusa sorprendió toda vez que Lavagna pudo acceder al acto del Presidente.

Solá se destaca de otros massistas en tener una postura muy dura contra el gobierno. El sábado comparó al gobierno con la Revolución Libertadora que derrocó a Juan Domingo Perón en el 55 por que ambos “plantearon que llegaron los puros, los mejores”.

El diputado había sido de los pocos en denunciar que el presidente quería una ley de blanqueo de capitales “a medida”, para que su familia pudiera blanquear dinero negro que escondía en el exterior, lo que terminó sucediendo en el caso del hermano de Macri, a partir de un irregular decreto presidencial, como denunció pertinentemente el periodista Horacio Verbitsky en Página/12.

Fuente: Política Argentina