Así lo afirmó la compañía norteamericana al diario LA NACION; es por los cambios impulsados por el Gobierno en la reforma tributaria para las bebidas azucaradas.

Luego de la eliminación de los aumentos previstos de los impuestos internos al vino y la cerveza, la empresa Coca-Cola salió hoy con los botines de punta: dijo que analiza frenar una inversión por US$ 1000 millones anunciada al presidente Mauricio Macri durante 2016.

Ayer el Gobierno anunció que daría marcha atrás con los impuestos internos anunciados la semana pasada para el vino (iba a pasar de 0% a 10%), el champagne, los espumantes y la cerveza (que iba de 8% al 17%). Sin embargo, dejó sin cambios las alzas previstas para las bebidas azucaradas (entre ellas las gaseosas) y las bebidas espirituosas. Las gaseosas pasarán de tributar entre 4% y 8% a un 17 por ciento. “Nos dicen que en Coca-Cola están pensando dar marcha atrás con las inversiones anunciadas”, contaron a este medio los azucareros.

“Además, están amenazando con no comprar más frutas, citrus, jugo, entre otras cosas”, afirmó el industrial y dijo que estas medidas pegarían con fuerza sobre todo en el noroeste argentino. Ayer en el Gobierno descartaban dar marcha atrás con la suba de impuestos pero pensaban en tomar algunas acciones para mitigar el impacto en esa región.

Fuente: LA NACIÓN

Loading...