El diputado Eduardo Amadeo se metió de lleno en el conflicto que se abrió ayer con Coca Cola y le pidió a sus directivos que pidan “disculpas” al Gobierno, luego de que la empresa amenazara con suspender una inversión de u$s 1.000 millones en el país en caso de que no se retrotraiga la suba del impuesto que pagan las gaseosas.

Mauricio Macri ordenó no ceder ante advertencia que llegó directamente desde la casa matriz de Coca Cola en Atlanta luego del anuncio del Gobierno nacional de que dejará sin efecto la suba del impuesto al vino y a la cerveza.

En el Gobierno ratificaron que este tributo es una decisión personal de Macri que está muy preocupado por los altos índices de obesidad infantil y que el Presidente tiene la decisión de mantener el tributo.

Fuente: La Política Online