Loading...

Mirtha Legrand se mostró auténtica, como siempre, en una charla ante un auditorio y confesó que muchas veces llora preguntándose por qué está sola.

“Lo que tengo es empuje y ganas de hacer cosas. La vida es corta y hay que vivirla intensamente. Yo vivo cada minuto, disfruto cada segundo. Ayer me dormí tardísimo y hoy me desperté a la mañana. De aquí me voy a mi masajista, después al kinesiólogo, al dermatólogo y mañana me voy en auto a Mar del Plata que se inaugura el Festival de Cine Internacional, donde mi hermano es el presidente”, manifestó acerca de su vitalidad en la charla “Mujeres que trascienden”.

Y continuó: “Soy artífice de mi propio destino, esta soy yo de verdad. Nunca hice terapia, jamás. Una vez fui a un psicoanalista y le mentí todo el tiempo y no se dio cuenta. Entonces dije ‘no vuelvo más’. Yo hago autoterapia, me analizo a mí misma cuando estoy bien y cuando estoy mal. Me digo ‘Chiquita, ¿por qué hiciste esto? ¿por qué dijiste tal cosa?’ Hay que hablarse. Pero, ojo, no hablo sola. No estoy gagá”.

“Sentí la soledad después de la muerte de Daniel. Una noche salimos con un grupo de amigos – estaban los Calabró, los Rottemberg, los Puig y los Disi- y cuando llegué a mi casa y puse la llave en la puerta me di cuenta de que eso era la soledad: Daniel era un caballero, siempre me abría la puerta. Encendí las luces de la casa y dije ‘esto es la soledad'”, manifestó después de la muerte de Daniel Tinayre, ocurrida en 1994.

Emocionada, prosiguió: “A veces me siento muy sola y lloro mucho, soy llorona. Me pregunto por qué me habré quedado sola, podrían haberse quedado conmigo más tiempo… Pero digo ‘es la vida'”.

Fuente: Diario Veloz

Loading...