Solo este año aumentó un 24,6%. Son datos de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad.

Por los aumentos de los precios de los alimentos, remedios, alquileres y servicios de la vivienda, la canasta básica de los adultos mayores o jubilados ya vale $ 17.523 mensuales.

Así, registró en lo que va del año un aumento del 24,6%, unos 5 puntos por encima de la inflación promedio, según los cálculos de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires.

Con relación a 2 años atrás, noviembre de 2015, la canasta se encareció poco más del 100%.

“Hoy hay más de un 70% de jubilados sin poder cubrir estas necesidades básicas incluyendo gastos de vivienda. Inclusive, en aquellos casos en los cuales se perciben 2 haberes como jubilación y pensión estarían sólo aproximándose a los valores de esta Canasta”, dijo el Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino. Y agregó: “Seguimos reclamando que las jubilaciones y pensiones mínimas sean acordes a la canasta básica del jubilado”.

Semino aclaró que “actualmente, los haberes mínimos de $ 7.246 no llegan a alcanzar al Salario Mínimo Vital y Móvil de $ 8.860. Sin olvidar que las Pensiones No Contributivas y la Pensión Universal para Adultos Mayores están en un rango del 70–80% de la jubilación mínima, alrededor de $ 5.600.

Esto revalida la necesidad de que se produzca una recomposición de estos haberes con un aumento de emergencia y a su vez que los jubilados, a través de sus representantes, participen en el debate del Consejo del Salario”.

Esta situación se mantendría sin cambios y hasta podría agravarse porque recién en marzo de 2018 –si se aprueba el proyecto oficial de cambio de la fórmula de movilidad– más de 17 millones de los jubilados y demás beneficiarios de prestaciones sociales tendrían un aumento de apenas el 5,2%.

Fuente: Clarín

Loading...