La Unidad Fiscal de Investigaciones del caso AMIA (UFI-AMIA) recibió el viernes pasado los resultados de un estudio de ADN hecho por el FBI.

El punto clave del análisis de la agencia norteamericana fueron dos restos humanos encontrados originalmente durante las autopsias, cerca de las víctimas o directamente adheridos a los cuerpos de los que murieron en el atentado.

Esos dos restos se compararon con el perfil genético de uno de los hermanos de Ibrahim Berro, mencionado como el conductor suicida por el fallecido fiscal Alberto Nisman a partir de informes norteamericanos e israelíes.

El estudio dio negativo, es decir que esos restos no se corresponden con Berro. El resultado lleva a que se caiga, al menos por ahora, una de las principales hipótesis de Nisman.

Desde ya que sigue vigente la posibilidad de que la camioneta haya estado conducida por un suicida, pero se reducen las chances de que ese conductor haya sido Berro.

Fuente: Página/12

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.