Mauricio Macri evaluó promulgar un Decreto de Necesidad y Urgencia para avanzar con la reforma previsional que el oficialismo no pudo votar en Diputados. El texto ya estaba listo. Sobre el final de la noche, sin embargo, las espadas políticas y legislativas del Gobierno confirmaron que el oficialismo volverá a intentar votar la propuesta el lunes en Diputados.

“Carrió y la CC juraron respetar la Constitución Nacional y no la van a violar bajo ningún concepto. Un DNU violaría gravemente la Constitución Nacional.”

Para avanzar el Gobierno citó para hoy a gobernadores y diputados opositores en la Casa Rosada. En el oficialismo quieren que antes de la sesión del lunes los mandatarios den un apoyo directo a la ley.

El decreto que por ahora no fue y que firmaron casi todos los ministros quedó en suspenso. Solo falta la rúbrica del Presidente. El Jefe de Estado incluso pensaba grabar un video con un mensaje -una virtual cadena aunque no institucional- en el que explicaría su decisión a la ciudadanía, pero dio marcha atrás. Parte de esa decisión tiene nombre y apellido: Elisa Carrió.

A la jefa de la Coalición Cívica le bastaron 166 caracteres caída la noche, a las 20.03, para que el Ejecutivo diera una nueva marcha atrás. “Carrió y la CC juraron respetar la Constitución Nacional y no la van a violar bajo ningún concepto. Un DNU violaría gravemente la Constitución Nacional”, escribió en Twitter la socia fundadora de Cambiemos. El bono compensatorio, que -según aseguraban en su partido- le habían prometido desde el Gobierno, si la ley se sancionaba en el Congreso, no la convenció.

Fuente: Clarín