En un fin de año al que Cambiemos aprovecha para ajustar caja y achicar partidas a àreas sensibles del Estado, la gobernadora bonaerense, Maria Eugenia Vidal, hizo los deberes que le encargó el presidente Mauricio Macri y firmó el despido de miles de docentes suplentes y provisionales que accedieron a su cargo con título habilitante en trámite o a punto de conseguirlo.

“La Dirección General de Cultura y Educación pretende dejar sin trabajo a miles docentes en pocos días, hecho que resulta inadmisible”

Por ello, la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) pidió a la mandataria un año de prórroga para que quienes están en la mira del ajustazo no pierdan su trabajo.

La medida de la bonaerense se ajusta a los artículos 109 y 110 del Estatuto del Docente pero se venía prorrogando para no generar un vacío en las escuelas, además de evitar el despido de tanta gente.

La decisión de Vidal cayó como un balde de agua fría incluso entre los funcionarios de Educación de la Provincia, que están frente al escenario paritario que suele ser particularmente caliente en el distrito más grande del país.

“La Dirección General de Cultura y Educación pretende dejar sin trabajo a miles docentes en pocos días, hecho que resulta inadmisible”, disparó la dirigente Mirta Petrocini, quien agregó que “la FEB propuso, con la aceptación de todos los gremios presentes, que la aplicación se difiera en el lapso de un año, mediante el cual los docentes que se encuentran cursando la carrera puedan completar su régimen de estudios y acreditar”.

“No aceptamos que docentes con titulo queden fuera de los cargos, pero sabemos que la ley de continuidad ha nacido con plazos de prórroga y hay que determinar el tiempo y modo de su aplicación. No vamos a avalar el cese intempestivo de docentes, vamos a exigir los plazos que permitan adecuar las situaciones de los docentes a la norma”, sostuvo.

Fuente: Infonews

Loading...