Los violentos incidentes dentro y fuera del Congreso llenaron de zozobra e incertidumbre a propios y extraños, pero no alteraron sus planes de descanso.

El presidente Mauricio Macri y sus ministros se tomarán vacaciones entre la Navidad y la segunda quincena de enero, en su mayoría en destinos cercanos a Buenos Aires y siempre “a tiro de celular”, por si surgiera alguna urgencia o imprevisto.

“No hay instrucciones sobre el tiempo que nos tenemos que tomar, pero todos sabemos qué hacer. Nadie va a dejar desprotegido su ministerio y se turnará con sus dos o tres personas de confianza”, afirmaron a la nacion dos ministros del gabinete.

El primero en confirmar su viaje, como era de esperar, fue el Presidente, que desde el lunes y hasta principios de enero repetirá junto a su esposa, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia, su destino favorito: el country club Cumelén, en Villa La Angostura, donde también suelen pasar sus vacaciones su amigo Nicolás Caputo y la reina Máxima de Holanda. Aún sin reponerse del todo de su lesión en la rodilla, Macri promete jugar allí al golf y “moderarse” con el tenis y el paddle, otros dos deportes que practica.

Fuente: LA NACIÓN