Luego de las elecciones de octubre, Sergio Massa comenzó lo más parecido a unas vacaciones de la política.

Sin ningún cargo -dejó la Cámara de Diputados-, ahora solo debe comandar, desde afuera, el bloque de 21 legisladores que dejó ahí, los 15 que tiene en la Cámara baja bonaerense y 10 intendentes. Para estas dos últimas tareas, la propia María Eugenia Vidal lo contacta para pedirle su apoyo en algunas leyes que necesita.

Ahora, el ex candidato a presidente se dedicará a ejercer la abogacía, título que consiguió en julio de 2013 en la Universidad de Belgrano, de donde se recibió con 9 en Derecho Laboral y Seguridad Social. El estudio lo armó en un piso de una lujosa torre en la entrada a Tigre.

En febrero viajará a Estados Unidos porque tiene acuerdos firmados con el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani. Y ya tiene trabajos acordados con empresas en el exterior.

Sin embargo, las vacaciones en la política nunca son completas. Con la nueva elección de autoridades en el PJ Bonaerense -Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría)-, Massa no reniega más del peronismo y cree que está en condiciones de liderar la famosa “renovación”. Pero el objetivo no es gobernar en el 2019 sino dar el primer paso para construir una opción por fuera de Cristina Kirchner. Aunque son cautos: “La popularidad de ella es innegable”, repiten cerca del líder del Frente Renovador.

En la cabeza de Massa, la fecha clave para empezar a tener definiciones sobre qué sucederá en el PJ es febrero de 2019. Sí habrá reuniones a través de interlocutores como Felipe Solá, Daniel Arroyo o algún legislador provincial. Pero en este momento todas las gestiones están “en pañales”.

Fuente: Infobae

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.