La justicia federal investiga una asociación ilícita que, comisión mediante, ofrecía todo tipo de servicios a empresas con un solo fin: la cancelación fraudulenta de sus deudas tributarias.

Pero con varias particularidades: la banda también estafó a varios de sus propios clientes, se extendió por todo el país, aprovechaba sus contactos en la anterior cúpula de la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP ) y entre los acusados figura el ex jugador de los Pumas Serafín Dengra.

Convertido en un ícono pop como “motivador serial” por frases tales como “never pony, pura sangre”, la Justicia sospecha que Dengra actuó, por lo menos desde 2013, como “pescador” de potenciales clientes para la banda en el mundo del rugby y los círculos sociales que frecuenta.

Dengra ya fue indagado por la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien también indagó a otras dos docenas de acusados de integrar esa asociación ilícita multipropósito: facilitar la evasión con facturas truchas, retenciones falsas, declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) también falsas y planes de pago “especiales” de deudas fiscales, manipulados a través del área de sistemas de la AFIP. Todo con un desfalco por más de $ 1000 millones.

Los dos presuntos jefes de la banda viven hoy realidades distintas. Miguel Ángel Lamparelli se encuentra procesado y con prisión preventiva, mientras que el otro, Adrián Marcal Gago, permanece en la clandestinidad, prófugo desde hace meses.

Lamparelli apeló su detención ante la Cámara Federal de San Martín y planteó que la investigación debe remitirse al juez federal de Comodoro Py, Luis Rodríguez, quien impulsa otra pesquisa en la que figura como acusado junto a Marcal Gago por la que debe afrontar un juicio ante el Tribunal Oral Federal Nº 3.

Rodríguez los procesó por presunta estafa, falsedad ideológica y asociación ilícita junto al ex “barra K” Marcelo Mallo, quien fuera el referente de Hinchadas Unidas Argentinas, por una operatoria en la que según sospechaba la entonces diputada nacional Liliana Schwindt (massista), contaban con la supuesta connivencia del entonces titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.

Fuente: LA NACIÓN

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO