El Instituto de Finanzas Internacionales dio a conocer su “Heat Map” de diciembre de indicadores de vulnerabilidad para países emergentes.

Este estudio evalúa la interacción de veinte indicadores agrupados en tres índices de vulnerabilidad: Financiamiento externo, financiamiento doméstico y política. Cada uno de ellos va de cero (con el termómetro en verde oscuro) a uno (con el termómetro en rojo oscuro).

5a4d2254168bd_658_486!.jpg

Los índices se construyen con la finalidad de “comparar las vulnerabilidades relativas de países emergentes” frente a circunstancias que harían escasear el financiamiento internacional “en particular en caso de que aumente la aversión al riesgo” de los inversores globales o en caso de que la Reserva Federal (la Fed) suba su tasa de política monetaria, destacó el informe.

De las veinte variables en análisis, Argentina posee siete en rojo, solo superada por Turquía y por Ucrania con ocho de estos indicadores en la zona de alta temperatura. Sin embargo, a la hora de medir la intensidad de las vulnerabilidades, Turquía sale peor parada.

Con un índice de vulnerabilidad externa de 0,89 -el más alto de los diecinueve países estudiados-, Turquía es la peor posicionada en el ranking, seguida por Argentina con 0,87. En las mejores posiciones se encuentras Corea del Sur (0,2), Brasil e India (0,22).

En el caso del índice de vulnerabilidad financiera doméstica, Argentina y Ucrania son las que mejor marca consiguieron (0,28), seguidas por Hungría (0,28). El último lugar se lo lleva México (0,71) antecedido por Turquía e Indonesia que empatan con 0,67.

La fortaleza de Argentina en este punto radica en el escaso crecimiento en los últimos años del de endeudamiento del sector privado no financiero (SPNF) en relación al PBI (4%), en el aún muy bajo crecimiento del nivel de endeudamiento de los hogares, también en relación al PBI (2,1%), solo 9% de las acciones en manos extranjeras, y un nivel aceptable de reclamos extranjeros consolidados en relación al crédito doméstico.

Solo un indicador no es óptimo dentro de este índice, el crecimiento del endeudamiento privado del sector real (no financiero) de la economía (13%) en promedio desde 2010 a la fecha, el más elevado luego del de Turquía (17%) y el de China (15%). Cabe aclarar que en la elaboración de este índice de vulnerabilidad financiera doméstica, Argentina tiene dos casilleros en blanco: el de inflación promedio y el de deuda pública en manos extranjeras.

Fuente: La Política Online

Loading...