Para Luciana Mantero, la mujer de Marcos Peña, las vacaciones uruguayas comenzaron con un susto. Con los suegros y los hijos del jefe de Gabinete habían alquilado una casa en La Paloma, 120 kilómetros al norte de Punta.

Entraron el 25 de diciembre y desde el principio intuyeron que el hospedaje ubicado en Tres María y Acuario no daba demasiadas tranquilidades: “El problema de esta casa es que es algo insegura”, sentenció Alejandro, el padre de Mantero, cuando la dueña le entregó las llaves. “Por eso le pusimos alarma”, contestó la mujer.

Esa misma madrugada, cuatro días antes de que Marcos Peña se sumara a las vacaciones familiares, un delincuente rompió un vidrio e intentó robar la cartera de la esposa del jefe de Gabinete. Así lo contó la víctima del delito en su Facebook, donde adjuntó la denuncia que realizó a la policía local.

008_Peña-624x429.jpg

Diez minutos tardaron los agentes en llegar y con una simple revisión del terreno encontraron las pertenencias de Mantero en el patio de la propiedad. Lo único que faltaba, y que la mujer lamentó especialmente en su relato, era un dulce de leche Cachafaz que había atesorado para un momento especial de su descanso. “No soy rencorosa pero ojalá los cacos se devoren el dulce de leche y les dé un ataque al hígado”, bromeó en su Facebook.

Fuente: Revista Noticias