María Eugenia Vidal fue la invitada estelar de la primera mesa de Mirtha Legrand de 2018. El sábado por la noche, la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires encabezó una mesa que también contó con la actriz María Eugenia Tobal y los periodistas Daniel Santoro y Julio Bazán.

“Me siento sostenida, respaldada por la gente que reconoce la importancia de la peleas que estamos dando contra las mafias. La provincia, al igual que el país, arrancó y hoy está un poco mejor. Pusimos en marcha 2200 obras, pero lo más importante es lo que no se ve y es la lucha contra los corruptos”, señaló la mandataria en el programa que se emite por la pantalla de Canal 13.

La referente de Cambiemos también se refirió al altercado que mantuvo con los bañeros de Mar del Plata que obstaculizaron el paso de su vehículo días atrás. “Me bajé del auto para evitar que se genere un problema mayor. No quería que la policía avanzara y se creara un problema mayor. Por suerte encontré personas que quisieron dialogar y luego pidieron disculpas y eso lo reconozco”, sostuvo.

Vidal aseguró que por ahora “no tiene decidido” si será candidata en las elecciones de 2019, y remarcó que en una gestión “hay que hacer méritos todos los días”.

La titular del Ejecutivo provincial reiteró que vive en una base militar “porque sabía que iba a enfrentarse a situaciones difíciles y a afectar intereses”. “Vivo en una base militar por seguridad. Las luchas que libramos son muy duras y recibí muchas amenazas, hay incluso una persona detenida por eso. Sé que las cosas no se van a resolver rápidamente, pero trabajamos todos los días para que la gente esté mucho mejor”, apuntó.

Vidal también se refirió al papa Francisco, que visitará en los próximos días Chile y Perú y no estará en Argentina, y consideró que el sumo pontífice vendrá a su país natal cuando “haya diálogo y se termine la violencia”.

Fuente: Diario Popular