Esta semana, los principales revendedores oficiales de Apple lanzaron a la preventa el iPhone X, el último celular tope de gama de la compañía, a un precio supera largamente al de sus competidores del mercado argentino.

El precio del teléfono en los retails argentinos supera en más del doble al importe que paga un estadounidense por el mismo equipo.

452885.jpg

Tanto Frávega como Garbarino venden el iPhone X de 64 GB a $45.000, lo que equivale a poco menos de unos u$s2.400. En los Apple Store de EE.UU. se consigue desde u$s999, aunque con los impuestos (en Miami, por ejemplo, rondan el 7%), no supera los u$s1.070.

Los precios alrededor del mundo dependen de múltiples factores, comenzando por los aranceles e impuestos internos de cada país.

Según el “Indice iPhone X”, confeccionado en función de los mercados más relevantes a nivel global, naciones como Japón, Canadá y Hong Kong ya se posicionaron como las más económicas para adquirir el nuevo dispositivo, con valores que van de los u$s1.025 hasta los u$s1.100.

Luego, surge un “pelotón” de países en los que este equipo de 64 GB se ofrece entre los u$s1.200 y los u$s1.430, como Singapur, Suiza, Nueva Zelanda México, Rusia, India y varios miembros de la Unión Europea.

Ya en el “podio” de los mercados más costosos, posicionan a Brasil en el segundo puesto, con un valor de 6.999 reales, equivalentes a u$s2.190.

De esta forma, la Argentina vuelve a posicionarse cómodamente como el país más costoso de este ranking global, duplicar el precio vigente para los Estados Unidos y repitiendo así lo que ya viene sucediendo desde hace años con otros modelos del teléfono y hasta con las tablets iPad.

Fuente: iProfesional