Loading...

El aumento de los impuestos municipales, que deben pagar los propietarios de sus viviendas, no se considera para el cálculo del índice inflación.

“El IPC no considera a todos los gastos de los consumidores que tienen que ver con el mantenimiento de su nivel de vida.”

Es más que un alivio para los funcionarios de Economía, en estos meses críticos por los aumentos de precios y tarifas ya anunciados, y el fuerte ajuste de las valuaciones y tasas municipales.

Aunque a cambio del pago de los impuestos municipales las personas y familias pagan por el alumbrado público, la recolección de residuos y otros servicios, siguiendo una metodología internacional, “el IPC no considera a todos los gastos de los consumidores que tienen que ver con el mantenimiento de su nivel de vida” , dice el manual del INDEC.

Y aclara que “quedan excluidos los pagos de intereses y amortizaciones de préstamos, el impuesto inmobiliario y otros impuestos no incluidos en los precios de los bienes y servicios de consumo, así como el valor locativo imputable por el uso de la vivienda propia”.

También están excluidos del cálculo del IPC los bienes y servicios que no son de consumo, como bonos, acciones, y “los pagos que no constituyen una compra porque no se entrega nada a cambio”.

De esta manera, aunque impacta sobre los ingresos de las familias, los impuestos o tasas municipales no inciden en el IPC. Distinto es el caso de los inquilinos, porque en la mayoría de los casos, los propietarios recargan en el alquiler lo que pagan por los impuestos municipales.

Fuente: Clarín

Cargando...