Cerca de 730 empleados fueron despedidos por el ingenio azucarero San Isidro, que comunicó el cierre definitivo de sus puertas en la localidad de Campo Santo, departamento de General Güemes, a 45 kilómetros de la capital salteña.

La empresa le presentó su Procedimiento Preventivo de Crisis a sus trabajadores, luego de haberlo presentado en el ministerio de Trabajo, orientado a permitir las acciones que resulten necesarias para “cesar las operaciones de la empresa”.

Voceros del Sindicato de Trabajadores del Azúcar informaron que pedirán al Gobierno nacional y provincial que intervengan para frenar el cierre dado que, entienden, se trata de una maniobra de la empresa para reducir el personal y presionar de cara a las próximas paritarias.

Por su parte, Carlos Montalvo, gerente general del ingenio, descartó esas versiones al afirmar que es una “determinación irrevocable” y que el proceso para “el cierre definitivo de la planta ya está en marcha”.

“No es la primera vez que hacemos un anuncio de aplicación de procedimiento, pero bueno, los resultados del ingenio simplemente no dan para más”, afirmó el directivo en declaraciones al diario El Tribuno.

Fuente: Crónica