Campana pasa un momento más que delicado en materia de empleo. A la ola de cesantías dispuesta por la química Bunge y Born que resolvió detener su producción para importar los fertilizantes nitrogenados, se le sumaron los despidos de Marine Sur.

Se trata de una fábrica de lanchas que hace unas semanas sufrió un incendio y luego de ello le comunicó informalmente a sus empleados que cesaría definitivamente sus operaciones en la ciudad.

Los trabajadores no recibieron telegramas de despido, ni tampoco cobraron la última quincena. A esa incertidumbre se le suma la desaparición de sus dueños a los que hace tiempo no le ven la cara.

En ese contexto los empleados denunciaron que la firma presentó el preventivo de crisis para “abaratar” los despidos masivos.

Además presentaron sus sospechas sobre el origen del incendio que determinó la destrucción total de las instalaciones. En concreto creen que fue intencional y que proviene de los propietarios que ya tenían decidido el cierre.

Fuente: Infogremiales

Loading...