Por el dólar barato, la apertura comercial, las mayores importaciones de autos y maquinaria agrícola, el repunte de la actividad y también por el retraso de las exportaciones del complejo sojero y un deterioro de los precios de exportación, en 2017 el déficit comercial alcanzó el récord de 8.471 millones de dólares, de acuerdo a las cifras del INDEC.

Es casi el doble de los US$ 4.500 millones que estimaba el Presupuesto 2018, aprobado el mes pasado.

En 2016, el saldo comercial había sido positivo en US$ 1.969 millones. El anterior déficit, de más de US$ 3.400 millones, fue en 2015.

photo_2018-01-24_00-56-32.jpg

Todos los meses del año pasado fueron deficitarios. El mayor se registró en noviembre, con un rojo de US$ 1.510 millones.

En el acumulado de enero a diciembre de 2017 en dólares las exportaciones crecieron el 0,9% y las importaciones el 19,7%. Pero medido en cantidades, hubo una baja del 0,4% en las ventas al exterior, mientras que las importaciones, también en cantidades, subieron el 14,6%.

Por esa razón, si el año pasado “ hubiese registrado los mismos precios que en igual período de 2016, el saldo comercial habría sido deficitario en US$ 6.260 millones. Bajo este supuesto, según el INDEC, el país tuvo una pérdida en los términos de intercambio de US$ 1.831 millones debido a que la variación positiva del índice de precios de las exportaciones (1,4%) fue inferior al aumento de los precios de las importaciones (4,5%)”.

Por regiones, el mayor déficit –US$ 7.736 millones- se registró con China, seguida muy de cerca, con un rojo de US$ 7.701 millones, por los países del Mercosur, en especial Brasil. Tanto con China como con Brasil, todos los meses de 2017 fueron deficitarios.

Las exportaciones al vecino país aumentaron el 3,1%, pero las importaciones treparon un 31,5%, con un déficit de US$ 8.672 millones. Las mayores importaciones desde Brasil correspondieron a los autos, por US$ 4.850 millones, un incremento del 43,3% con relación a 2016. Para este año se espera que este déficit bilateral aminore de la mano de una mayor actividad en Brasil.

Los principales rubros de importación fueron vehículos automotores (40,9%), bienes de capital (23%), bienes de consumo (20,9%) y piezas y accesorios de bienes de capital (14,3%).

“La suma de importaciones de bienes de consumo y vehículos representó el 22,8% sobre el total de las compras al exterior. De este modo, la proporción de bienes finales como porcentaje del total de las importaciones es la más alta desde 1994”, analizó Ecolatina.

Fuente: Clarín

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.