El presidente Mauricio Macri aseguró que luego de haber “dejado atrás su experimento populista”, la Argentina entró en “una nueva fase”, en la que puede cumplir “un papel significativo a nivel mundial” y, a la vez, “transmitir la voz”, no sólo del país sino “de toda la región sudamericana”.

Durante su exposición Macri dijo que la economía argentina fue “reorganizada”, que el país comenzó a transitar “la vía del crecimiento inclusivo”, con la reducción de la pobreza como “objetivo primordial”, y también respondió las preguntas de Borge Brende, presidente del Foro.

“La economía está cobrando auge, la inflación alcanzó el menor nivel en una década, los salarios se han recuperado, y la pobreza y el desempleo se han reducido”, aseveró el mandatario, quien remarcó que “luego de haber permanecido aislado del mundo”, el país entró “en una nueva fase”.

En ese marco, Macri aseguró que Argentina quiere “transmitir la voz” no sólo del país sino “de toda la región sudamericana”, y puntualizó que la agenda del futuro debe enfocarse en “el empleo, inversiones en educación y fomentar la inversión privada”.

De hecho, sostuvo que el país va “bien encaminado” para ser un “interlocutor mundial”, tras haber “aprendido mucho” de las experiencias pasadas.

Además, resaltó que en el país se logró un “consenso político en torno a una agenda de reforma permanente”, con lo cual dejó atrás “su experimento populista”. En este punto, dijo que el gobierno ha “reducido la corrupción que crea una gran ineficacia y destruye el empleo, creando un nuevo entorno y marcos normativos que generan nuevas oportunidades”, y remarcó que la agenda del futuro debe enfocarse en “el empleo, inversiones en educación y fomentar la inversión privada”.

Fuente: Crónica