La salud de Mauricio Macri constituye una parte importante en la agenda política. Si bien desde su entorno confirman que su estado es bueno, el Presidente le ordenó al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, la compra de resucitadores y un respirador artificial para equipar una “shock room”.

Según publicó el diario La Nación, el lugar estará equipado con un resucitador manual, aparatología para tratar paros cardíacos y emergencias; un respirador artificial portátil, un sistema de ventilación no invasiva y tres desfibriladores externos automáticos listos para efectuar shocks eléctricos y estabilizar el corazón.

Por otra parte, por disposición de la Unidad Médica Presidencial (UMP), la Quinta tendrá preparada dos ambulancias para urgencias médicas. Asimismo, la Unidad estará formada por 18 médicos que, por decreto presidencial, tienen la obligación de cumplir tareas de prevención y tratamiento para Macri, su esposa, Juliana Awada, y su pequeña hija, Antonia.

A lo largo de estos años, el Presidente sufrió diferentes complicaciones médicas: padeció una arritmia, tuvo una leve descompensación por la altura en Ecuador, fue operado de las cuerdas vocales y fue sometido por tercera vez a una operación de su rodilla derecha. En su momento, se incorporaron 9 cardiólogos al equipo presidencial.

Fuente: El Destape

4 Comentarios

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.