Loading...

El gobierno de Corea del Sur instó a la filial y al sindicato local de General Motors (GM) a alcanzar un acuerdo salarial rápidamente, luego de que la automotriz decidió no pagar los bonos, lo que desencadenó una violenta protesta en la que los trabajadores saquearon las oficinas ejecutivas de la empresa.

Ante esta situación, el gobierno mencionó que podría discutir el apoyo financiero para la unidad de GM, que viene perdiendo dinero, a condición de lograr un acuerdo. La compañía estadounidense, que en febrero anunció que cerraría una de sus fábricas de Corea del Sur, dijo que se declarará en bancarrota si el sindicato se niega a hacer concesiones antes del 20 de abril.

Los últimos comentarios, hechos por el ministro de industria durante una reunión con el presidente ejecutivo de GM Korea, se produjeron luego de que el fabricante de automóviles no pudo hacer los pagos de bonos acordados el año pasado y planificados para el viernes pasado.

Los miembros del sindicato protestaron en respuesta, ingresaron a la oficina del CEO y quitaron y destrozar sillas y escritorios, imágenes que fueron captadas por una cámara instalada en el despacho del ejecutivo.

“Si el conflicto industrial vuelve a suceder, será difícil para GM Korea obtener apoyo público y apoyo gubernamental”, dijo en un comunicado Paik Un-gyu, ministro de Comercio, Industria y Energía del país surcoreano.

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO