El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, no la pasó bien en la nueva edición del timbreo de Cambiemos.

Mientras caminaba por el centro de de Ramos Mejía repartiendo volantes con los supuestos logros de la gestión, una mujer lo paró y le dijo en la cara lo que pensaba: “Dejen de mentir a la gente. Mentirosos”, reprochó mientras rompía un volante y se lo tiraba encima. Fiel a su costumbre, la reacción del funcionario fue desviar la discusión. “No lo tire, no ensucie”, le dijo. “No importa –le espetó la mujer-, nosotros limpiamos.”

La vecina de esa localidad bonaerense sabía con quien hablaba. “Esa burla que le hacen a los maestros”, le enrostró. Por segunda vez, la respuesta del titular del Palacio Sarmiento y autor del decreto que eliminó la paritaria nacional docente fue sacar la cuestión de eje: “¿Por qué me grita en vez de hablarle?”.

“Nos mienten en la cara y eso me da bronca, impotencia”, prosiguió la vecina con un carrito de compras en mano. “Ustedes se están subiendo los sueldos. Yo cobro 6 mil y pico. ¡Dejen de mentir a la gente, mentirosos!”, añadió hasta que un asesor tocó el virtual timbre del final del round: “Vamos, Ale”, le dijo al ministro. Y se fue.

MIRÁ EL VIDEO👇🏻

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO