En sintonía con el diagnóstico del Gobierno, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó que revisará su pronóstico de crecimiento del 2% para la Argentina para este año debido al azote financiero que sufrió el país durante las últimas semanas, que forzó una depreciación del peso, un ajuste fiscal y obligó al Banco Central a subir la tasa de interés.

Alejandro Werner, director del Departamento para el Hemisferio Occidental del Fondo dijo que la “intensificación” de las tensiones financieras que sufrió la Argentina durante las últimas semanas iban a “alterar” la perspectiva macroeconómica del organismo para el país, aunque aún era prematuro decir en qué magnitud.

“La intensificación de las tensiones financieras en la Argentina en las últimas semanas va a alterar nuestra perspectiva macroeconómica”

“La intensificación de las tensiones financieras en la Argentina en las últimas semanas va a alterar nuestra perspectiva macroeconómica”, dijo Werner.”A esta altura, es demasiado pronto para decir cómo se verá afectado el marco macro hasta tanto tengamos más claridad sobre cómo terminarán redefiniendo las autoridades el conjunto de políticas después del gran impacto que atravesaron en las últimas tres semanas”, agregó.

El último pronóstico del Fondo Monetario, presentado hace apenas un mes, preveía un crecimiento de la economía del 2% para este año y el 3,2 por ciento para 2019, un panorama que, ya en ese momento, era más pesimista que el del Gobierno.

Además, el FMI pronosticó una inflación unas décimas por debajo del 20% al cierre de este año, casi cinco puntos por encima de la meta oficial del 15 por ciento, deshilachada luego de dos meses en los que la suba de precios fue más alta de lo previsto.

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.