Después de años de especulación, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos finalmente dio su sello de aprobación al ingrediente clave de Impossible Foods,  lo que significa que sus hamburguesas «sangrantes» a base de plantas llegaron para quedarse.

Impossible Foods, el fabricante de la hamburguesa, que es conocida por su replicación sensorial de hamburguesas de origen animal, recibieron una carta de la FDA, sobre el uso de algo tan controvertido como  leghemoglobin de soja , la misma fue en respuesta a la revisión de solicitada por la empresa creadora en 2017. Previamente, habían recibido una basta cantidad de críticas, acerca de, lo seguro que, esta proteína modificada genéticamente, podría resultar para el consumo humano.

SEGUINOS EN INSTAGRAM

Antes de esta aprobación positiva de la FDA, Impossible Foods había presentado anteriormente sus productos para las pruebas de seguridad. En 2014, recibió la aprobación de GRAS , abreviatura de «reconocimiento general como seguro», que permitió a la empresa obtener autorización legal para vender su producto a pesar de haber recibido la aprobación oficial de la FDA. La compañía también llevó a cabo un estudio de alimentación de ratas en 2016 donde las ratas alimentadas con altos niveles de legioglobina de soja fueron supervisadas por efectos secundarios y, como resultado, no las vieron.

Esta aprobación es importante ya que la leghemoglobina de soja es el ingrediente clave que diferencia a la cadena Impossible Foods, de sus competidores vegetarianos. A diferencia de otros productos sustitutos de la carne en el mercado, la hamburguesa Impossible, ha sido capaz de imitar la experiencia de comer una hamburguesa de origen animal, incluyendo su sabor a hierro y sangrado. A través, de  la utilización de esta levadura que se replica a base de plantas  hemo  (leghemoglobin),  se logran moléculas que hacen que la sangre y la carne se vuelvan rojas y le dan sabor salado.  Con el uso de esta levadura, Impossible Foods ha logrado impresionar tanto a los que tienen una dieta vegetariana, como a los que comen carne con una experiencia sensorial que resulta inquietante.

El valor de Impossible Foods es que, además de imitar la experiencia sensorial de comer una hamburguesa de origen animal, pretende usar economías de escala en su producción para hacer que el precio de la carne sea competitivo al de una hamburguesa estándar para no solo ser exitosa y rentable entre veganos o vegetarianos, sino también en toda la población.

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.