El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) sorprendió al mercado al comunicar sus proyecciones para las cosechas de maíz y soja, ambas por encima de la expectativa del mercado.

En consecuencia, los precios de los futuros para los próximos meses de ambos granos vieron una caída sustancial.

En respuesta, el valor del contrato de futuros de noviembre en la Bolsa de Chicago, la más grande en el mercado de commodities, cayó un 4,7% respecto de ayer.

La combinación de una producción históricamente alta de soja junto con una menor expectativa de exportaciones creó una presión sobre los precios internacionales, particularmente en el mes donde se registran las mayores entregas del grano.

El organismo estimó que la producción de Estados Unidos de soja para la temporada 2018/19 terminará cerca de los 168.506 millones de toneladas, debido a las buenas condiciones climáticas sobre el final del proceso de desarrollo de los cultivos. La cifra total, que es un 4% más alta que la producción de 2017, resulta de un rendimiento promedio de 1.895 millones de toneladas por acre en el territorio estadounidense.

Fuente: Infobae

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.