La cadena de helados Freddo, propiedad del grupo Pegasus, acaba de cerrar su planta de producción ubicada en el barrio porteño de Balvanera.

Según fuentes de la compañía, el cierre de la planta se enmarca en “un proceso de reconversión del negocio”.

Ya eran conocidos los problemas financieros de la empresa, que desde hace unos meses tenía cartel de venta. Inclusive, hubo varios interesados en adquirirla, entre ellos la multinacional Unilever, que talla en el mercado alimenticio.

Respecto del cierre de la fábrica, ubicada en la intersección de las calles 24 de Noviembre y Venezuela de Balvanera, fuentes vinculadas al gremio de los pasteleros confiaron a este diario que “no hubo conversaciones” sobre la decisión de la compañía. “Solo sabíamos que iban empezar a franquiciar los locales”, señalaron.

Freddo cuenta con 80 locales, de los cuales la mitad son propios y el resto, franquiciados. En total, tiene 287 empleados: 60 trabajan en la planta, donde hasta anoche permanecían en sus puestos de trabajo ante el temor de ser echados.

Según fuentes gremiales, antes del cierre de la planta se venía hablando de la voluntad de la compañía de franquiciar el negocio. Y afirmaron que, desde mes pasado, se abrió un programa de retiros voluntarios.

Según Luis Hlebowicz, titular del gremio de pasteleros, la medida “fue una sorpresa”. “Esperemos que se pueda ubicar a la mayor cantidad de compañeros porque son trabajadores con mucha experiencia”, dijo.

Pegasus, el fondo que creó Mario Quintana, el ex coordinador de Gabinete económico del presidente Mauricio Macri y uno de sus hombres de mayor confianza, tiene una mayoría accionaria en la compañía, si bien no es el único propietario.

Fuente: Clarín

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.