El partido populista de tinte xenófobo Alternativa para Alemania (AfD) registró una manifestación para este lunes a las 19:00 horas (17:00 GMT), a la que se espera que acudan unas 300 personas.

Ya este domingo, además de celebrarse un servicio religioso en una iglesia, unas 2.500 personas se dieron cita en la ciudad, de aproximadamente 28.000 habitantes, en una manifestación espontánea.

Los grupos de derecha se movilizaron a través de las redes sociales tras la muerte del alemán y en la manifestación se pudieron oír gritos como “Ojo por ojo, diente por diente” o “Nosotros somos el pueblo”. Según las autoridades, entre 400 y 500 extremistas de derechas de Sajonia-Anhalt, Turingia y Baja Sajonia se encontraban entre los manifestantes.

Causa de muerte

A pesar de lo que se dijo en un primer momento, el joven no falleció como consecuencia de un golpe en la cabeza. Los investigadores excluyen que hubiera patadas o golpes en la cabeza como causa de muerte, indicó este lunes la ministra de Justicia del estado federado de Sajonia-Anhalt, Anne-Marie Keding, al que pertenece la ciudad de Köthen.

Según los resultados de la autopsia, sus heridas no fueron la causa de la muerte, aseguró la ministra. El hombre de 22 años murió de insuficiencia cardíaca aguda, precisó la política. Se ha confirmado una condición preexistente grave, explicó.

Sin embargo, las autoridades no dieron detalles sobre el desarrollo exacto de los acontecimientos. El crimen tuvo lugar hace menos de 48 horas y la investigación está en pleno desarrollo, indicó el fiscal Horst Nopens: “Sólo podemos reproducir lo que sabemos con seguridad”.

Investigaciones

De acuerdo con el estado actual de las investigaciones, hubo una disputa entre al menos dos ciudadanos afganos, por un lado, y al menos dos ciudadanos alemanes, por otro, durante la madrugada del domingo en un parque infantil de Köthen. En este marco, el joven de 22 años falleció, indicaron los investigadores.

Los dos afganos, de 18 y 20 años, están detenidos, acusados de lesiones corporales con consecuencias mortales. Según el ministro de Interior de Sajonia-Anhalt, Holger Stahlknecht, el sospechoso mayor debería haber sido deportado hace meses. Sin embargo, esto fracasó porque la Fiscalía le estaba investigando en otro caso por lesiones corporales.

“Para nosotros es importante que el incidente no sea instrumentalizado”, afirmó ya el domingo Horst Leischner, pastor de Köthen. Mientras, el párroco del distrito, Lothar Scholz, llamó a la prudencia. “Sólo puedo esperar y apelar a no responder con violencia a la violencia”, dijo Scholz.

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.