El 3 de octubre, la firma Industrias Alimenticias Mendocinas, propiedad del grupo Alco-Canale, decretó en la Justicia comercial su quiebra en Mendoza donde cuenta con fábricas en Tunuyán, Tupungato y San Rafael, con alrededor de mil trabajadores que aún siguen con incertidumbre acerca de su futuro. 

Pero ahora avanzó con la planta ubicada en la localidad bonaerense de Llavallol, enviando telegramas a la totalidad de sus empleados.

“Nos dejaron con una deuda de tres meses de sueldo”

Según informó Nicolás Macchi, delegado de esta planta, “cada unidad de negocio tiene su propio concurso preventivo”, sin embargo, en Llavallol no está declarada la quiebra. “Pero en el medio mandó telegramas a toda la planta. Somos 86 trabajadores”, relató.

“En los últimos dos meses estábamos sin trabajar, no traían ya materia prima ni nada. Y nos dejaron con una deuda de tres meses de sueldo”, explicó el delegado de los trabajadores, quienes desde entonces se encuentran movilizados. Tras los despidos, montarán ahora una guardia permanente en las inmediaciones de la fábrica.

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.