Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, propone poner fin a la 14a enmienda de la Constitución del país del norte, por la cual toda persona nacida o naturalizada en Estados Unidos, obtiene la ciudadanía.

Luego que el muy controvertido juez Brett Kavanaugh, llegase al Supremo Tribunal, los conservadores aliados a Trump, cuenta con mayoría. Apoyo justo para tratar el texto que narra la enmienda. El propio vicepresidente, Mike Pence, aseguró en una entrevista “El Tribunal Supremo nunca se ha manifestado sobre si se refiere a gente que se encuentra en el país ilegalmente“.

“Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sometidas a su jurisdicción son ciudadanos de los Estados Unidos y de los Estados en que residen”. La cuestión reside en la terminología “su jurisdicción”. Los conservadores creen, tal como declaro Pence, que el Supremo debería expresarse sobre esto y determinar que sólo sería viable, para las personas que efectivamente residan en los Estados Unidos. Dejarían entonces afuera, a aquellas personas que nacen en su suelo pero posteriormente abandonan el país o aquellos cuyos padres sean residentes ilegales.

DEMÓCRATAS POR LA INCONSTITUCIONALIDAD DE LA PROPUESTA

Paul Ryan, político demócrata y actual Presidente de la Cámara de Representantes, declaró, luego de conocerse el planteo de Trump, “No se puede acabar con el derecho a ciudadanía con una orden ejecutiva”. Y aseveró que el fin de esta medida inconstitucional, sólo tiene como finalidad aumentar el aodio contra los inmigrantes.

 

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.