El 2018 ha sido un año muy complicado para la salud de Natacha Jaitt.

En septiembre debió ser internada por un desgarro pectoral, y tras ser dada de alta fue nuevamente hospitalizada un mes después.

Pero luego de lo que parecía una nueva recuperación, la conductora radial estuvo al borde de la muerte, y su hija, Antonella, la salvó.

“Mamá se descompensó tras una compresión muy fuerte abdominal por el vendaje postoperatorio que impidió que le fluya la sangre con normalidad, yo estudié RCP y gracias a Dios pude asistirla“, contó la adolescente en ese momento.

Estos días Jaitt se estuvo haciendo estudios y le detectaron una bacteria en el cerebro que le producía dolor de cabeza y fiebre. Afortunadamente ya le encontraron la medicación para tratarla.

Fuente: Exitoína

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.