El nuevo presidente fascista del Brasil, el ex-militar Jair Bolsonaro, dijo el jueves en una entrevista televisiva que estaría abierto a la posibilidad de que Estados Unidos instale bases militares en suelo brasileño.

Sus dichos dejarían en evidencia lo que muchos sospechaban sobre el ultra-derechista, que no sería más que una burda marioneta accionada por los intereses imperiales de los EE.UU. e Israel, que tuvieron todo que ver con la instalación del clima social que llevó al neo-nazi al poder.

“Sabemos cuáles son las intenciones del gobierno de Maduro. Brasil debe estar preocupado por eso”

Bolsonaro, quien asumió el poder el martes, dijo que el apoyo de Rusia a la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro en la vecina Venezuela es un hecho preocupante que aumenta la tensión. 

Bolsonaro se refirió en concreto a las recientes maniobras de bombarderos rusos en Venezuela. “Sabemos cuáles son las intenciones del gobierno de Maduro. Brasil debe estar preocupado por eso”, dijo.

Sin duda estaría dispuesto a negociar esa posibilidad

Preguntado por la cadena de televisión SBT si eso significaba que permitiría la presencia militar de Estados Unidos en Brasil, Bolsonaro respondió que sin duda estaría dispuesto a negociar esa posibilidad.

“Dependiendo de lo que suceda en el mundo, quién sabe si no necesitaremos discutir esa cuestión en el futuro”, dijo.

El establecimiento de bases estadounidenses en Brasil supondría un giro en la política exterior del país, que desde hace décadas ha priorizado las relaciones entre aliados del hemisferio sur y ha hecho abierta oposición a algunas políticas de Estados Unidos.

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.