chip-cyborg-implantes-revolucion-sexual

El artista finlandés de rediseño corporal, Samppa Von Cyborg, lo ha hecho todo. Ha remodelado las orejas superiores de sus clientes para que luzcan como elfos y ha cortado lenguas para que simulen la de un reptil. Y, desde hace unos años, ha demostrado sus habilidades de modelado en su esposa.

Después de que implantó un pequeño imán en el interior de Aneta, fue posible que ella, de repente, pudiera disfrutar de una sensación erótica a partir de las vibraciones que provoca la energía de un sencillo ventilador de su casa. Si el motor de un automóvil se enciende cerca de ella, también lo siente muy bien, y la expresión “sentir la música” en un club también adquirió un nuevo significado, ya que, según Samppa, las grandes bocinas crean un campo electromagnético suficientemente grande como para dar placer sexual a Aneta.

SEGUINOS EN INSTAGRAM

“Según la información que tengo, fui la primera persona en tener un implante magnético de clítoris”, dice ella.

Aneta, de 36 años, es una mujer sorprendente con el pelo largo y oscuro, y con cejas delgadas y dramáticamente arqueadas. También es un colorido lienzo humano de tatuajes, perforaciones e implantes que comparte con frecuencia en Instagram. Ella se describe a sí misma como arcilla humana para modelaje, una “reina biomecánica alienígena”, “amante del dolor” y performer. Sus intensos performances coinciden con su actitud audaz, que en ocasiones la llevan, voluntariamente, a involucrarse con un taladro eléctrico.

Samppa, que a menudo se presenta junto con su esposa, es también una exposición de tatuajes y modificaciones corporales. Pero su imagen ligeramente demoníaca ––un “mohawk metalero” de púas que están ancladas debajo de la piel que envuelve su cabeza calva––, contrasta con su actitud reflexiva y elocuente, al menos mientras habla conmigo por Skype desde Londres.

Él entró en la práctica del hackeo biológico (biohack), “porque es genial”, dice, hablando sobre el lado técnico del potencial de las cosas y la gente y haciendo una digresión para abrir una larga discusión sobre el estado de la tecnología global. Como muchos biohackers, Samppa también quiere empujar los límites de la capacidad humana.

Los biohackers enfocados en la reingeniería de mejores cuerpos están creando ojos biónicos e insertando chips RFID debajo de la piel para convertir sus extremidades en tarjetas de crédito y pases de abordar. Pero, un pequeño grupo de modeladores corporales más audaces, como Samppa, están haciendo injertos de tecnología, desde simples imanes hasta implantes de vibradores en funcionamiento dentro de sus cuerpos para sobrecargar sus vidas eróticas y hacer realidad el sexo cyborg.

Loading...

DEJÁNOS TU COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.